La Rosaleda

La rosaleda

En el mes de mayo

por la noche

después de haber trabajado

todo el día

llegaba con un ramo de rosas

que había cortado (robado)

de la fábrica de enfrente.

-¿Por qué las traes? ¿no ves que se van a morir?

-Se van a morir de todas formas -contestaba.

Ella sonreía.

Él nos llevaba todos los años

a La Rosaleda.

a mi padre
Anuncios

La sombra

Han vuelto las golondrinas.

En un vuelo

-casi rasante-

pasan junto al jardinero

que

trabaja con el cortacésped.

Tac tac tac tac

Los insectos saltan huyendo

de la máquina

-en todas las direcciones-

Luego

sucede una sombra.

Veloz.

Voraz.

Y desaparecen.

Yo he logrado escapar corriendo.

Mis patas tiemblan todavía.