Luego

Después de la tormenta

atardece.

Dos niños

pisan charcos

y

hacen saltar las gotas que

brillan

al trasluz.

Otra

(una niña pelirroja con abrigo violeta)

pasea

con su padre de la mano;

lleva agarrada de una

cinta roja

un perro pequeño, canela y tuerto.

Luego

se encienden las farolas.

luego2