Indemnes

somos encuentros imposibles

palabras que no

voces entre la hojarasca
que susurran

mimos tocándose invisibles

pisarse en el charco
donde también llueve tu nombre

polillas alrededor de farolas

¿puedes mirar a un pájaro
y salir indemne?

Sos

A aquella máscara abatida

le sienta bien tu sonrisa.

A aquella cabeza loca

es un fruto feroz errante

(que a menudo llora)

Azote de lunas cantás.

Cantás como el pájaro.

Cantás como el viejo.

Cantás como la uva cantás.

Poeta, siempre sos

al sur –donde las aves-

Desnudo, sin nido, pobre.

 

Poema del Libro rojo