Humus

humus

Volveré a ti, madre.

Descansaré en tu vientre cálido

de luz

y leche dulce.

Volveré a ti

y podré devolverte al fin

parte

de lo que te he robado.

-siendo esta vez yo

el alimento y el poema-

Mamá, volveré a ti

y descansaré

del hombre,

de aquello que pesa,

y seré -alado-

entero contigo

en tus nubes, con el mar

y la lluvia.

La chica mandarina

mandarina

                                 La chica

                                 en sudadera y pantalón

                                 corto

                                 sentada sobre

                                  el muro

                                  comiendo una mandarina

                                  mientras llueve.

                                   Tan fresca y

                                   tan dulce.

más

pez

                                      en general

                                      todos estamos

                                      más gordos

                                      más calvos

                                      más feos

                                      más arrugados

                                      en definitiva

                                      más muertos.

 

                                      solo podemos

                                      robarle unos años

                                      al tiempo

                                      y creer que

                                      fue -o fuimos-

                                      para algo.