Manzanas mordidas

labios

La ciudad está repleta

de niñas iguana

agarradas a las farolas, sobre

los coches,

en el suelo. Nieva

pétalos flor de miércoles

o almendro.

-Es cualquier día 29 de febrero soleado –

Sensualmente

unos labios gruesos cruzan la calle

y me miran

como miran las serpientes.

Y vuelvo a recordar

a qué

sabe el color rojo.

 

Los ciervos escapan de mi pecho

corazones de manzanas mordidas.

Anuncios

He dejado una manzana

manzana
He dejado una manzana en el coche
porque es verano, porque
allí dentro
al sol
se cocerá como en un horno.
Era bella y roja y yo
la veré agonizar decrépita:
arrugarse, oscurecerse,
tocar pegajosa  la descomposición
y pasar la lengua.
Oler su perfume como
a flor muerta. Dulce.
-Ella me dijo siempre-
Aquel gordo que conocí
también
decía querer mucho a su perro
pero se le olvidó
allí dentro
mientras se emborrachaba.

Poema y fotografía: Manuel Alonso
Publicado originalmente en Salto al Reverso http://saltoalreverso.com/

Llamadme Manuel

???????????????????????????????

Llamadme Manuel.

Vendo

por un jueves cualquiera un osario de días.

Interesados: llamen a gritos al tren que se va.

Y espere.

Soy las 9:15.

Y lo voy a congelar por si luego vale (como la comida)

en un papel

arrugado heces días. Escribo: “He visto

algo parecido a un colibrí en una furgoneta de un matadero:

el costillar rojo sobre el negro de la caja,

el blanco todavía

del mandil del carnicero saliendo de la sombra,

un cubo azul eléctrico

con no sé qué dentro (imagino cosas blandas

que pesan*)”

Hay algo amarillo que no escribo.

Sí, algo amarillo,

que se me olvidó anotar en el recuerdo naranja.

Y la luz oblicua de la mañana y las largas sombras de invierno y el vaho de

las alcantarillas y yo

que no sé para qué, ni por qué

veo en ellos un cuadro cubista y una cierta

simetría conmigo –caníbal-

que me entran ganas de comer una manzana.

* Cabezas de pollo, cartílagos, grasa y huesos pequeños que triturarán y mezclarán en hamburguesas para que la gente-rápida Tragabolas ®

Foto: Lydia Martín
Lugar: Por las calles de Catania.