sin piel

huevo frito amarillo

como se caen las costras

de las heridas

igual que las plantas van a la luz

así –animalmente-

me acerco-alejo de ti

como las farolas

encendidas durante el día

ladran los perros en la noche de mi calle insomne

mientras yo

le enseño palabrotas al loro

están floreciendo los plásticos

y me escondo en el váter

para no escuchar sus gritos

soy los camiones de basura los primeros cierres de los bares el ruido sordo del autobús

algo así como un sonido a hueco y a cristales rotos

las bolitas del  jersey  que solo sirven

para arrancar

¿querías que me abriera para amarme?

pues bien aquí me tienes

y así

sin piel

seré tuyo por fin

como quien moja pan

en un

huevo amarillo

 

Versión sobre poema «Sin piel» de mi amigo y poeta

Miguel Ángel Martín

Insomnio

insomnio

el viento se ve

dentro de aquel hombre

dentro de aquel hombre roble

en la tormenta

a punto de romperse

los recuerdos

donde la lluvia se agolpa se agolpan

en su cabeza

y la noche se acerca

no solo por la ventana

también

en aquella vieja silla

en su cama en sus palabras

vacías

pero qué más da

el monstruo se esconde

detrás de esto y de nunca

y nunca se puede encontrar

en la ausencia solución

tal vez

por esta razón nunca buscó

y se lo reservó

al insomnio