La basura

Era ya tarde.

Sobre el muro niebla y lágrimas

y chinos viejos que fuman opio.

El metro pasa por la ciudad

dejando minúsculas gotas de rocío

que nadie ve.

Era ya tarde y tan discorde, por cierto,

con este mundo: una silla, un alma

y el chino -del que ya te he hablado-

fumando filosófico opio deja, en la esquina,

lo mismo que la puta deja.

-ya siempre huele a tristeza allí-

Era ya tarde. Y aunque la noche estrellada sea

parcialmente ceguera;

los enanitos lascivos siempre encuentran

cuartos oscuros donde llevar

a vuestros hijos.

Sí, a vuestros hijos,

a los mismos de “mi-hijo-nunca”.

Tan aparentemente inocentes.

Tan aparentemente vacunados

por sus papás reloj.

Revolcándose en la fariña.

Entonces: Las barredoras, los cristales rotos

hacen un último vestido de lentejuelas

que devuelve a casa

la basura.

 

 

Poema de El libro rojo

La granada

???????????????????????????????

La granada
reventada por sus semillas
recuerda que una vez
-no hace tanto-
fue
una flor.
Sus pétalos
refulgían en primavera después de la lluvia. Rojos.
Todavía podía escuchar
el zum zum de los insectos
a su alrededor; el olor
en las noches de verano,
la brisa del sur… No hace tanto.
Ahora
vacía y seca
solo
espera
que en algún momento
se acuerden de ella
mendigando
una llamada de teléfono:

        – ¿Hola mamá, cómo estás?