Ingredientes para una mamá de mi época

20 gr de zapatilla roja de rizo

con suela de corcho que no duele.

1 ml de la saliva que cura todos los raspones.

5 gr de “a” o 5 gr de “o” dependiendo de la situación sofrito

para desmontar todos tus antojos:

Mamá quiero un caballo. Ni caballo ni caballa.

20 gramos de “tú verás” y otros 20

de “como vaya pa´allá ”.

1 chorrito de ametralladora “que te que te que te que te”

1 cucharada de “lo que lloras no lo meas”

2 trozos de la mejor tortilla de patatas del mundo

-no muy cuajada y con cebolla, por supuesto-

1 par de rayos x en los ojos.

100 besos de buenas noches y otros 100

de buenos días (Estos últimos

se pueden sustituir por tirón de sábana de “que te levantes ya”)

Vigilar cada 5 minutos debajo de párpado inferior

por si tienes anemia.

Espolvorear con ¿Dónde está el jersey azul?

Reducir con  “en su sitio”

Remover “cuál es su sitio” “en el cajón” “qué cajón” “en el de arriba” ”cuál de arriba” “como vaya pa´allá

Esperar el chancleteo de la zapatilla roja de rizo hasta que,

con su llegada, la salsa ligue y aparezca por si solo el jersey azul.

1 pizca de la receta secreta de sus rosquillas, bizcocho, filloas…

siempre incomparables. Irrepetibles.

Indispensable: calentar a fuego lento durante toda una vida con sacrificio, paciencia y amor infinitos.