Pequeño

De entre todos,

eres al que menos temo,

el más inocente,

calmo,

bello.

 

No niego, pequeño,

mi sobresalto al tacto.

Las caricias nítidas

alertan mi piel herida.

 

Yo siempre espero el daño,

la mordedura, la ponzoña.

Y tú, simple cosquilleo,

libre de veneno.

 

Atrevido, atento,

hiciste tuyas mis manos.

Construiste vías,

guaridas,

atajos.

 

Y nos miramos.

 

Te dije en susurros

vete.

Vete, pequeño.

Mi rudeza innata

herirá tu cuerpo.

Mis ciudades grises

cortarán tus vuelos.

 

Se desvaneció el rubor

de tus alas de viento.

 

Y te fuiste y no.

 

Vuelves a veces

por las tardes

con el sol.

mariquita

 

 

Poema: Carla Paola Reyes ( http://Crissanta.com )
Fotografía: Manuel Alonso ( Bosque Baobab)