cuando se acabó el mundo

He soñado el mar.

Y he soñado

tu ropa interior  dispersa

en la cama.

A lo largo del pasillo

los pantalones, tu camisa, mi bufanda

flotando como islas náufragas

antes del hundimiento.

He soñado un mar.

Un “quédate” suspirado.  

Un “quédate aquí quietito”. Quédate

dentro

como si no existiera nada -dices.

Flotando.

Una nada juntos.

Un último sueño juntos

antes que se acabe el mundo;

y despertemos

y el olvido

se acuerde de nosotros.

Cierra los ojos y saborea

esta fresa –por ejemplo- y piensa

que es la última.

Cierra los ojos

y bésame

a lo largo del pasillo

 –antes que se acabe el mundo-

los pantalones, tu camisa, mi bufanda

como islas náufragas

a lo largo del pasillo…

–antes que se acabe el mundo-

bésame

bésame

bésame.