Algunas cosas sin importancia

Como ves

he aprendido a olvidarte

y ya casi ningún ruido me recu rda a tu voz.

Apenas los atard ceres

son difere tes y los nombres

d los niños q e imaginamos

ya no duelen como avispas.

Ya ves, ya casi ni se notan

los rotos y l s costurones de mi traje

aunq e por los bolsillos se me caigan, a veces,

las mañanas, los otoños y las flores amarillas

que t regalaba.

He cortado esos trocitos

de ti en mí

que se me h cían insoportables y los he dejado

en el trastero.

(En la basura todavía no puedo, no puedo)

Trocitos qu sin querer -inesperad mente-

aparecen en el yogurt, en el helado de limón o traídos por las olas…

Y es entonces cuand mi corazón se me quiere volar del pecho

y la jaula d mis huesos cruje

como un rollito de primavera.

Ya ves, que soy casi el mismo

que conociste

y además las flores tienen cierta afinidad por l s grietas.

No te preocupes -ya ves- solo han desaparecido

para olvidart

algunas cosas sin importancia

como la luna,

la mar

y algunas pequeñas letras de t nombre.

Anuncios

como la primera vez

FARO

tan leve es mi corazón

deshabitado

convertido en piedra

y en silencio

tan leve huracán

duerme

junto a mí

con el abandono de las algas

y se injerta en las venas

y es ya todo naufragio

era verano y la ventana traía

la noche, el viento, los grillos y tu nombre

tu nombre escrito en los ríos

tu nombre como última sonrisa

refugio de pájaros, olor

a hierba recién cortada

tu nombre lluvia

y flor de tilo

donde los árboles aún

y las raíces no tienen memoria

y todo es

como la primera vez

Incapaz

Si te dijera que

la poesía

está

en la flor del laurel de unos días de junio; en el

aleteo de las hojas que caen por el viento

también en primavera;

en los amarillos –en todos los amarillos-

de los dientes de león; en el humo

de aquel cigarro que asciende y asciende y asciende

hasta el lugar donde habita el olvido

y

sobre todo

en ese abuelo

que se acerca encorvado y se sienta

con su barba blanca turbante blanco chilaba blanca

y en todas

y cada una

de las arrugas de sus manos.

Os lo aseguro. Sí, os lo aseguro,  está ahí la poesía.

El resto es

mi incapacidad de nombrarla.

Imitación a la alegría

En mi pueblo

a las dos de la tarde

(todos los viernes)

frente a la puerta del Ayuntamiento

los gorriones y las palomas

vienen a comer entre pétalos de rosa.

Es una danza ritual

de silencio

interrumpida solo

por su picoteo leve…

algún gorrión protesta y pía

-a veces-

y se va volando

para luego, otra vez, el silencio

-como de nieve-

Qué serena y queda está la plaza ahora

y hace tan poco

la alegría

de la gente gritando:

-¡Vivan los novios!

-¡Vivan las novias!

novias

Kétchup

Kétchup

Napoleón. Chicago. Azul.

convoco nombres donde

un lugar

una mesa de un día

una baldosa rota y algún veneno

entre los dientes. cerca de

algún lugar que encuentra respuesta

y un

y un

teléfono que no suena.

está atardeciendo entre la oscuridad

que viene como la muerte

la noche no queda espacio

para decir que no, no, no-somos

solos de un lugar cerca de aquí

no están mis padres ya muertos

y yo y ella y tú que lees

estas palabras

los tres comomezclados

-tan cerca-

esperando decir esperando encontrar

algo

importante y excusarnos y devolver

tanta belleza rota

de una vaca

convertida en (una jodida) hamburguesa con kétchup.

 

 

Poema extraído del poemario El secreto de Zelda Zonk

Los reyes de la cima

azotea

En la cuarta planta del Avenida

huele a sábanas húmedas y azul.

Allí todavía todo es azul y azotea.

Todo es cielo y luz y mar y recuerdos

de nosotros

jugando al escondite

entre tu sombra y el olor a jabón de Marsella.

Abajo en las tiendas turistas agrumados

compran  “After Sun”  y son plástico.

Quiero decir, son ese olor a plástico de las colchonetas hinchables.

¿Jugamos a rey de cima?

¿Te acuerdas?  Jota  ¿Te acuerdas?

Azul. Azul. Azotea.

Chillan las gaviotas

como también chillaban esas gaviotas

que tanto nos hacían reír ¿Te acuerdas

quienes creíamos que eran?

¿Te acuerdas qué pensábamos que estaban haciendo?

¿Te acuerdas cómo nos mirábamos?

Azul. Azul. Azotea.

Y allí

en el recuerdo de tus ojos

sigo teniendo veinte años.

 

 

 

dedicado a mis amigos de CPJH por este año de alegría y poesía

y en especial a Azahara por regalarnos todos sus saberes y sonrisas

 

Mi padre solía decir que la vida es riesgo

(A riesgo de empezar muy alto el poema) A veces la vida es eso:

Una niña se mira en un charco

y juega

a pisar nubes con sus botitas rosas.

Y luego se mira y mira

las nubes

-de cuclillas- las mira reflejadas

 cómo pasan.

Otras veces (a riesgo de ser monótono) la vida es una anciana

que se sienta junto a la parada del bus a ver

pasar a la gente al sol -después de la lluvia-.

Y les mira y mira como si les conociera a todos

para que no sepan de su olvido.

La vida es injusta –me dice una amiga. Tenía solo

38 años y una lágrima y una nube en una iridiscencia suceden.

-No sé cuál es cuál-

La vida es agua –leo en una revista: Somos

un 80 por ciento agua (a riesgo de copiar)

que pasa rio -como dice Manrique-  rio

hasta dar en la mar

que se pierde en el tiempo -como dice Roy-

como lágrimas en la lluvia.

Agua en un charco. Agua en un 80 por ciento nube.

Agua niña anciana.

                                     Agua

      Agua.

niñaanciana

La Rosaleda

La rosaleda

En el mes de mayo

por la noche

después de haber trabajado

todo el día

llegaba con un ramo de rosas

que había cortado (robado)

de la fábrica de enfrente.

-¿Por qué las traes? ¿no ves que se van a morir?

-Se van a morir de todas formas -contestaba.

Ella sonreía.

Él nos llevaba todos los años

a La Rosaleda.

a mi padre

Vídeo presentación de El secreto de Zelda Zonk

Hola amigxs.

Aquí os dejo el vídeo que me hizo para la presentación el director y amigo Hector Guedeja.  Una avispa y una polilla. Y el apego por la vida de algunos seres que siguen moviendo una patita despúes de muertos…

 

Por último, os dejo otro vídeo del acto. A partir de ahora el resto de videos y noticias sobre Zelda lo iremos colgando en la página:

https://manuelalonsopoeta.wixsite.com/elsecretodezeldazonk

 

 

Un abrazo amigxs.

Manuel.

 

El secreto de Zelda Zonk… ya a la venta

EL SECRETO DE ZELDA ZONK

 

Hola amigxs. Ayer fue el acto de presentación de El secreto de Zelda Zonk. Fue un auténtico fiestón en la que todxs nos lo pasamos genial. La verdad es que tenía un cierto miedo al combinar recital, música, danza y video… A todo el mundo les decía que iba a ser como un concierto de Bruno Mars y me temía que iba a ser más bien un Churro Mars. Pero por suerte salió todo bien… ( las palmeras de chocolate de después también ayudaron jojo) Os paso unas fotillos:

acto (2)

acto (1)

Mi agradecimiento infinito a Ábel Sánchez, Roberto Núñez (a las guitarras), Javier Consuegra (al violín), a Hector Guedeja (video) y a la belleza en movimiento de Alba Sánchez (danza) . Sin ellos este bonito momento nunca habría sido posible…

 

Ahora amigxs, si no estuvisteis ayer en el acto y queréis un libro os paso el enlace para poder adquirirlo:

 

https://entriciclopes.wixsite.com/ediciones

 

Esta es la web de la Editorial. Ahí tan solo hay que rellenar un formulario con un correo electrónico y la Editorial se pondrá en contacto con vosotrxs para confirmar método de pago. Posteriormente se os mandará el libro sin ningún coste de envío a cualquier parte de la península ibérica.

 

Por último, os dejo un vídeo de un momento del acto. Espero que os guste…

 

 

 

 

sin piel

huevo frito amarillo

como se caen las costras

de las heridas

igual que las plantas van a la luz

así –animalmente-

me acerco-alejo de ti

como las farolas

encendidas durante el día

ladran los perros en la noche de mi calle insomne

mientras yo

le enseño palabrotas al loro

están floreciendo los plásticos

y me escondo en el váter

para no escuchar sus gritos

soy los camiones de basura los primeros cierres de los bares el ruido sordo del autobús

algo así como un sonido a hueco y a cristales rotos

las bolitas del  jersey  que solo sirven

para arrancar

¿querías que me abriera para amarme?

pues bien aquí me tienes

y así

sin piel

seré tuyo por fin

como quien moja pan

en un

huevo amarillo

 

Versión sobre poema “Sin piel” de mi amigo y poeta

Miguel Ángel Martín

Super Presentación

Estrella

 

Hola amigxs. Tengo el placer de anunciaros la presentación de mi poemario El secreto de Zelda Zonk el próximo mes; concretamente el día 11 de mayo (viernes) a las 19 horas en el auditorio de la Junta de Distrito Norte de Móstoles. Haremos música en directo, danza, proyección de video y recital… vamos que va a ser como un concierto de U2 jojojo. Venderemos ejemplares y los firmaré al finalizar el acto. Y si eso no es suficiente ofreceremos un pequeño ágape con empanada, tortilla de patatas regado con vinacho y por supuesto las mejores palmeras de chocolate del mundo. O sea que difícilmente tendréis un plan mejor para ese viernes si vivís en Madrid 😉

Os dejo esta maravillosa ilustración realizada por Estrella Segovia para el libro. Agradecerle todo su trabajo y arte con el que nos ha iluminado.

 

Esta es la ubicación del auditorio: https://www.google.es/maps/place/Junta+De+Distrito+2+Norte-Universidad/@40.3354479,-3.8674084,15z/data=!4m5!3m4!1s0x0:0x1c3a34788351abd4!8m2!3d40.3354479!4d-3.8674084

 

Un abrazo a todxs.

Manuel.

miembro fantasma

dicen los soldados

que han perdido un brazo o una pierna

que todavía pasados muchos años

les duele

les pica

incluso sienten cómo se mueven

sus dedos

o los rayos del sol

en la piel

hasta hay veces que notan

cómo se posa alguna mosca molesta

en ese yo ausente

así, de esta manera, es cierto

que pueden vivir

sin él o sin ella

pero también es cierto

que no hay día, hora, minuto que no se acuerden

de ellos

-aunque sea de una manera inconsciente-

siempre

imagino que a esta altura de poema

ya sabrás

que no te estoy hablando de soldados

Zeta

ojo

Tenéis suerte que sea un zote para los números.

Por eso busqué otras ecuaciones y fórmulas en poemas.

Letras que decían verdades como principios matemáticos.

Aproximaciones en verso a las incertidumbres de Heisenberg.

Sí, tenéis suerte, lamentablemente me convertí

en otro inofensivo poeta

que se emociona con el sol después de la tormenta

o con los primeros brotes de un bosque quemado

o al ver

un pétalo blanco en una fresa y pensar

que antes fue una flor.

Es una suerte que llore con muchas películas

y ría con casi todo

y a casi nada le de importancia.

Sí, tenéis suerte, mucha suerte.

Porque nunca entendí por qué

menos por menos es más

o a despejar la incógnita de mi vida.

Los números se negaron a hablarme y en silencio busqué su belleza

en otros mundos.

Porque lo tengo claro, si no hubiera sido un zote

(con zeta de zafio, zurdo… zaíno) para los números

habría sido microbiólogo.

Y ahora estaría creando un poema con forma de virus

para acabar con todos… Cabrones.

doce monos

 

 
a el Toni
al Dr. Gang
y a todos los que lo hemos deseado alguna vez

Termodinámica del deseo

Detrás del frigorífico rojo

no hay un frigorífico rojo.

Quiero decir, los atrases

donde habita la sed

no es rojo.

Quiero decir tubos.

Quiero decir rejillas.

Quiero decir condensadores.

Quiero decir motor.

Sí, sobre todo motor.

El motor corazón ruido negro

que comprime, empuja, arrastra

a lo que podríamos llamar

un gas o una sangre

-depende del mamífero mecánico que hablemos-

para robar, quitar, arrancar

el calor de los cuerpos.

Sí, sobre todo el calor cuerpos.

Y así, de esta manera

conseguir el frio.

El frio blanco.

El frio crunchy.

El frio muertos.

El frío

dentro de ahí

donde no quieres

que las cosas se pudran.

El beso

Edvard_Munch_-El beso

Versión sobre capítulo 7 de Rayuela de Julio Cortazar

mi boca te dibuja

como por primera vez

entreabierta

y cerrar los ojos

deshacerlo todo

boca deseo boca

mi mano

te dibuja y busco sostener

por un azar

el aire que sonríe que se escapa

de mi boca a la tuya

y se encuentran

y  luchan

y se mordiéndose

apenas la lengua

jugando a unir el aire y el silencio

entonces hundirse

lentamente

suave en tu pelo mientras

las flores los peces los movimientos de las mareas oscuras

-es vértigo profundo-

y mordemos

y ahogamos

en un breve y terrible

beso

El beso Klimt -Tamman Azzam

Imagen 1: El beso de Edvard Munch
Imagen 2: El beso de Gustav Klimt en las ruinas de Alepo por Tamman Azzam

La mosca

The Fly 1958

que en mi casa había una mosca

uno de esos silencios que parecen un agujero en el queso

no la mosca

es decir yo

con las puertas y ventanas bien cerradas

volaba a cielorraso

cómodamente abrazado al aire

a cielorraso

me pregunté

cuánto vivirá una mosca

( las preguntas saltan

como panteras)

hasta acabar en un plaf

porque

un día ( la vida de la mosca corre ávida)

se va reduciendo poco a poco

como mi habitación

hasta que la mosca y yo

seamos un mínimo de precisión indescriptible

abreviaré

la lucha contra el reloj y

el problema de entrar y salir de los muertos

y dormir a cielo raso

y odiar con cien ojos

y mi afinidad a la mierda y la policía

y al terrón de azúcar

y  la muñeca rusa de las horas,

los minutos, los segundos aburridos

en un vaivén de reflejos

y, me duele decirlo,

el gusto de aterrizar sobre una nariz

durante la siesta

por molestar, solo por molestar

y decir aquí estoy

antipoética feo

hasta que -patas arriba-

acabe en el alfeizar de cualquier ventana

al tercer día, mortalmente aterrado

imposible

llorando

escuché una voz en el café

y entre dos cervezas, le conté

la abrumadora melancolía

de lo inútil

 

Imagen: Película The Fly 1958

Insomnio

insomnio

el viento se ve

dentro de aquel hombre

dentro de aquel hombre roble

en la tormenta

a punto de romperse

los recuerdos

donde la lluvia se agolpa se agolpan

en su cabeza

y la noche se acerca

no solo por la ventana

también

en aquella vieja silla

en su cama en sus palabras

vacías

pero qué más da

el monstruo se esconde

detrás de esto y de nunca

y nunca se puede encontrar

en la ausencia solución

tal vez

por esta razón nunca buscó

y se lo reservó

al insomnio