La P

Se pararon a mirar

el coche blanco.

Era un coche

antiguo, pequeño y blanco;

con solo

una letra de matrícula

-la P-.

Él le dijo algo a ella.

Ella, le contestó algo a él.

Los dos

miraron al coche

con nostalgia y ternura.

Luego, se fueron calle arriba

mientras le pasaba

la mano por el hombro.

El pelo de los dos

era blanco.

Anuncios

3 pensamientos en “La P

Escríbeme unas palabras en la corteza del baobab

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s